top of page
Buscar

Unión, coordinación y acción, la lucha incesante de Calamasur



El 14 de febrero se llevó a cabo, en Ciudad de México (CDMX), la Sexta Reunión del Comité para el Manejo Sustentable del Calamar Gigante (Calamasur). El espacio permitió realizar un balance de lo alcanzado y las lecciones aprendidas, así como priorizar el trabajo requerido para 2024.


Hace seis años, cuando nació Calamasur, el objetivo más importante era constituir un grupo con representantes de los sectores pesqueros artesanal e industrial, y de procesamiento de Chile, Ecuador, México y Perú, que trabajara coordinadamente para lograr la sostenibilidad de la pesquería de calamar gigante. Hoy en día, el grupo tiene 23 miembros, un sistema de gobernanza y una hoja de ruta que lo ha posicionado como un actor clave, cuya opinión tiene valor y peso en la toma de decisiones a niveles nacional y regional.


Calamasur logró el estatus de Observador ante la Organización Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur (OROP-PS), entidad intergubernamental que, a partir del conocimiento científico, acuerda medidas de manejo y conservación de especies comerciales, con el objetivo de que sus stocks sean sanos y sostenibles.

Alfonso Miranda, presidente de Calamasur, menciona que “tuvieron que partir de cero para proponer un marco regulatorio que hiciera frente a dos necesidades importantes que tenía, y aún tiene, esta pesquería: poco conocimiento sobre la biología del calamar gigante, y escaso control sobre las flotas de aguas distantes que ponen en peligro la sostenibilidad del stock”.


Incidir en la OROP-PS no es tarea fácil. Calamasur apoyó seis propuestas en la reciente reunión de este organismo, en temas claves, tales como: monitoreo, control, vigilancia y combate a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR); aspectos laborales relacionados con la tripulación; cobertura de observadores a bordo, y uso del español en las reuniones de la organización. Bernal Chavarría, especialista en derecho internacional de pesca, mencionó que, aunque la reunión no produjo los resultados esperados, puso en evidencia necesidades que deben seguir siendo atendidas y generó perspectivas de apoyo. Señaló que “es conveniente una mayor cohesión de intereses entre los países de Sudamérica para desarrollar incidencia sobre los demás miembros y otros interesados”.


Uno de los puntos de agenda más importantes de Calamasur es buscar la unión y empoderamiento de los países ribereños que componen la OROP-PS para acelerar los cambios requeridos para un efectivo manejo del calamar gigante. Por lo tanto, sus miembros plantearon la necesidad de adelantar las coordinaciones con los tres gobiernos en búsqueda de mejores resultados para la próxima reunión del Comité Científico de la OROP-PS.


Finalmente, en la reunión se destacó el hecho de que Calamasur ha sido considerado un modelo que está logrando un eficaz involucramiento de los pescadores artesanales en las discusiones y toma de decisiones sobre el recurso pesquero. Como ejemplos se citaron la publicación de un artículo científico que evalúa el rol de Calamasur en la OROP-PS y la participación cada vez mayor de pescadores artesanales en ferias y eventos técnicos internacionales.


Precisamente, en CDMX, una vez culminada la reunión de Calamasur, varios de sus miembros participaron como panelistas en la 4ta. Edición del Summit Latinoamericano por la Sostenibiilidad Pesquera y Acuícola. Allí compartieron su experiencia y retos desde la creación de sus organizaciones, hasta su capacidad para incidir en la generación o cambios de normativas nacionales a favor de la sostenibilidad de sus pesquerías. Además, presentaron los avances en la implementación de mejores prácticas pesqueras que a través de capacitaciones han logrado consolidar. La clave, coincidieron, la unión y organización para caminar hacia el logro de objetivos comunes.



47 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page