top of page
Buscar

REFLEXIONES DE LA DUODÉCIMA REUNIÓN DE LA OROP-PS: UN LLAMADO A LA ACCIÓN

Grandes expectativas se generaron entre los diversos actores de la cadena de valor de la pesquería del calamar gigante respecto a las decisiones que pudieron haberse adoptado durante la duodecima Reunión de la Comisión de la OROP-PS.



Entre el pasado 29 de enero y el 2 de febrero, delegaciones de los países miembros de la Organización Regional de Ordenamiento Pesquero del Pacífico Sur (OROP-PS) se congregaron en la ciudad de Manta, Ecuador con la finalidad de discutir propuestas  destinadas a mejorar la sostenibilidad y el desempeño de las pesquerías de calamar gigante en aguas internacionales.


Delegaciones de diversos países, previo a dicho encuentro, presentaron ante la secretaría de la OROP-PS una serie de propuestas  para ser discutidas durante las sesiones. Estas propuestas se centraron en mejorar la inclusividad y eficacia en la toma de decisiones, promover la gestión adecuada del calamar gigante y reforzar la vigilancia portuaria para combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR).


Sin embargo, las decisiones tomadas durante la reunión de la OROP-PS dejaron un sabor amargo, lo que refleja una disminución en la rendición de cuentas y la inclusión. Por ejemplo, previo a su discusión, emergió una resistencia inesperada por parte de la delegación china hacia una propuesta que buscaba facilitar la implementación gradual del uso del español en las reuniones de la Comisión, acto que sorprendió a los representantes de Chile, Ecuador y Perú.  


Pascual Aguilera, líder de la Coordinadora Nacional de Jibieros de Chile, menciona que es importante que los países tengan un involucramiento más contundente y fuerte en estas reuniones. “No es posible que, siendo el calamar un recurso que esencialmente se da en la costa de países ribereños de habla hispana, el foro que regula esta pesquería se maneje en idioma inglés. Esto, sin duda, nos pone en inferioridad de condiciones cuando tenemos que defender nuestras posturas en las discusiones”.


Mientras tanto, del otro lado del continente, los más grandes compradores de productos del mar en el mundo, manifestaron de manera enérgica su preocupación sobre la pesca Ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) y su estrecha relación con las graves denuncias de violaciones de derechos humanos y laborales hacia los trabajadores en la pesquería del calamar gigante.


La noticia más positiva de la reunión fue el respaldo de la OROP-PS a una decisión sin precedentes sobre normas laborales, que abordaba los abusos de derechos humanos denunciados en flotas de aguas distantes. Ecuador, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia fueron los países que presentaron dos propuestas innovadoras en este sentido.

A pesar de las altas expectativas, los resultados de las medidas adoptadas en la duodécima reunión de la OROP-PS han sido insatisfactorios para los actores clave de la pesquería del calamar gigante.


Propuestas como la implementación del uso del español como segundo idioma en las reuniones de la OROP-PS para asegurar que los países de habla hispana puedan tener una participación más activa y equitativa en los debates no fueron aprobadas en esta oportunidad. O la necesidad de adoptar urgentemente la cobertura mínima inmediata de observadores del 10% de los días de pesca, finalmente terminaron en ser flexibilizadas, aprobándose un mínimo de cobertura del 2% para barcos que pescaron en 2022 y no llegaron al mínimo del 5%.  


Aunque las propuestas del Acuerdo sobre las Medidas del Estado Rector del Puerto no fueron adoptadas, se consiguió formar un grupo de trabajo para el monitoreo y vigilancia, liderado por Ecuador y Estados Unidos. Además, el establecimiento de un "área de preocupación" para abordar la insuficiencia de conocimientos sobre los impactos en el ecosistema, será revisado en la próxima reunión del Comité Científico, que se realizará en septiembre en la ciudad de Lima.


Alfonso Miranda, presidente de CALAMASUR, expresó su profunda consternación al afirmar que: “La Comisión no aprovechó la oportunidad única para avanzar en áreas cruciales de seguimiento, control y vigilancia en una pesquería que aún requiere la garantía de datos fiables y oportunos proporcionados por las flotas, especialmente las que operan lejos de sus puertos de desembarque en las zonas muy cercanas a la costa sudamericana en el Área de la Convención “, dijo.


De esta manera, la duodécima reunión de la OROP-PS concluyó dejando un sabor agridulce entre los participantes, observadores y diferentes actores involucrados en la cadena de valor que estuvieron a la expectativa. Con una mirada puesta en el futuro, la comunidad vinculada a la pesquería del calamar gigante espera que el próximo Comité Científico de la OROP-PS aborde de manera efectiva los desafíos pendientes. Será un momento decisivo para demostrar el compromiso con la sostenibilidad y la justicia en la gestión de nuestros recursos marinos. La sinergia entre la acción colectiva y la voluntad política serán fundamentales para transformar estas esperanzas en realidad.


306 visualizaciones0 comentarios
bottom of page